Frutos.

“Por la  mañana, volviendo a la ciudad, tuvo hambre.Y viendo una higuera cerca del camino, vino a ella y no hallo nada en ella,Sino hojas solamente; y le dijo: nunca mas nasca de ti fruto. Y luego se seco la higuera”

                                             Mateo 21:18-19

 

Una higuera que se seca..

Tiene tronco y ramas que solo pueden servir para leña,

Tiene hojas que solo servirian para ser esparcidas por el viento,

Pero carece del fruto que pueda mitigar el hambre.

Cuantas veces nos hemos sentido marchitos por dentro,

Nuestra vida se seca.

Nos preocupamos por nuestro tronco y ramas, es la estructura que nos sostiene:

Una carrera, un trabajo, una empresa.

Nos preocupamos por las hojas: la apariencia, la elegancia o belleza, mantener una conveniente reputacion o fama.

Pero el mundo esta hambriento, de comprension, de cariño, de amabilidad, de constructores de bien, de pacificadores, de gente que tenga algo que dar sin nada que pedir, de gente que siempre tenga para ofrecer: una sonrisa, una mano extendida, un calido saludo, oidos que presten atencion.

Son esos los frutos que nos mantendran vivos y radiantes.

Frutos que generalmente demandamos en otros cuando nosotros mismos somos incapaces de producir.

 

Cuando resucito el Maestro, se acerco a sus discipulos mientras estos pescaban y pregunta: Hijitos, tienen algo de comer?

La pregunta para nosotros hoy es: Tenemos algun fruto que ofrecer?

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s