El niño aquel.

el-principito-x-israel-barron

Aprendió a callar
antes de tener conciencia
tenía la lengua inmóvil
y el corazón inquieto
por las rendijas del silencio
se escapaban los versos.
tenía una máquina de sueños
incrustada en el cerebro.
Flotaba,
cuando todos
iban corriendo
suspiraba
cuando todos
estaban riendo.
Siempre le preguntaban:
¿que cosa ves que yo no veo?
No sabían que ese gesto
era por una espina clavada
justo en el esternocleidomastoideo…
Cierto,
nunca se le dificultaban
las palabras complicadas
siempre le perturbó
lo complicada
que suele ser la rosa
e impredecibles en el tiempo.
A veces escapaba…
pero siempre
lo alcanzaban los versos…

Acerca de Julio Valencia

https://juliopoeta.com/
Esta entrada fue publicada en De el Principito y la Rosa. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s