Archive for the Mis Sonetos Category

Delirio.

Posted in Mis Sonetos with tags , , , , , , on 10 noviembre, 2010 by Julio Valencia

Temblando y ardiendo en tu fiebre
que me provoca tremendo delirio
rendiria total mi vida al martirio
si lograra, mi joya, ser tu orfebre

tu cuerpo mi fiesta donde celebre
tu delicada, infinita belleza de lirio
tu piel el altar donde queme mi cirio
el campo donde salte, libre cual liebre

como aumenta el calor de tu deseo
te veo en mi sombra y en mi espejo
ya ni hablo, tan solo balbuceo

y asi mis fantasias entretejo
mis ilusiones en eterno paseo
y mi alma toda en tus manos dejo.

Julio Valencia

Mi Angel.

Posted in Mis Sonetos with tags , , , , on 9 noviembre, 2010 by Julio Valencia

 

 

 

Me pierdo en infinita ternura
al fulgor de tus ojos risueños
cautivo en el pais de los sueños
AY!  tus labios  desbordan dulzura

eres mi angel de inocencia pura
que viajas en mundos sin dueños
mueves tus alas creando ensueños
mientras te elevas a mayor altura

floto en el aire tomado de tu mano
vamos juntos rompiendo la nube
que separa lo divino de lo humano

que bello sentir como el alma sube
me veo a mi mismo renaciente y losano
encontrando la dicha que nunca tuve…

Julio Valencia.

Copyright 2010 © all rights reserved

Pienso, luego existo.

Posted in Mis Sonetos with tags , , , , on 5 mayo, 2010 by Julio Valencia

 

 

Pienso, luego existo
pero si tú eres mi pensamiento
entonces existes tú y yo desisto
a esta mi existencia de tormento

soy solo el vacío en que me visto
y hago por existir un vano intento
lucho por ser real y persisto,
pero estás en mi todo momento

es rara entonces mi existencia
si eres tu mi pensar y mi razón
parece hasta cosa de demencia

pensar que soy solo un corazón
latiendo al compás de tu vivencia
un ser reducido a una emoción.

Julio Valencia

copyright “©

Un soneto de Francisco Gavidia.

Posted in Mis Sonetos with tags , , , on 12 abril, 2010 by Julio Valencia

!Como el ardor del entusiasmo engaña!…

y tú, soñando con audacia loca,

intentabas salvar de roca en roca,

la sombría altitud de esa montaña…

 

aquí el súbito escarpe, allí la huraña,

honda caverna de espantable boca;

mucha la asperidad, la fuerza poca…

¡y subir apoyado en una caña!

 

Y bien, si es verdad; sépalo el mundo;

Sientes sangrar tus pies, sientes vacío

Tu cielo azul; y tu dolor profundo…

 

Noche en tu frente; en tus entrañas frío;

Flaca tu fé; tu espíritu iracundo…

Ya es tiempo de gritar: ¡Valor Dios mío!

 

                                  Francisco Gavidia.

 

 

Hoy no escribí nada de inspiración propia, mas bien me refugie en este viejo soneto de un gran escritor de mi tierra pues ví reflejado en el, mi estado anímico del momento, pero por mas difícil la situación, siempre nos queda el espíritu para gritar: ¡valor Dios mío!

Muere el dilema.

Posted in Mis Sonetos with tags , on 13 diciembre, 2008 by Julio Valencia

En tu amor muere el dilema
propuesto por la esfinge
el acertijo que restringe
la ilusion con su teorema

ahi fellece el anatema
su voz se apaga en su laringe
cuando tu pasion le infringe
todo el peso de un poema

al final el enigma se resuelve
en tus labios dulces de poesía
en la palabra suave que disuelve

los absurdos pesares, la agonía
tu caricia de plata que me envuelve
en la luz de tu sonrisa, tu alegría

Amor de ensueño…

Posted in Mis Sonetos with tags , on 13 octubre, 2008 by Julio Valencia

A veces pienso que es un sueño
o quizas he llegado al cielo
donde cumpli mi mayor anhelo
un bello y loco amor de ensueño

 

como he llegado a ser el dueño
de tu dulce piel de tercopelo
es entonces que a la razón apelo
y en alguna explicacion me empeño

 

pero tu mirar de mar abierto
y tu amor constante y creciente
me dicen que es real y cierto

 

dificil de explicar y diferente
como un angelical concierto
y no sueño, no, estoy despierto…

El encuentro.

Posted in Mis Sonetos with tags , , , on 12 julio, 2008 by Julio Valencia

Tenia telarañas en mi mente
y dinosaurios en la estancia
y un enorme rio sin puente
y un par de rosas sin fragancia

 

estaba perdido en la vagancia
en un mundo oscuro y demente
me ataba un lazo de distancia
al arbol de un amor ausente

 

vivia en una esquina incomprendida
triste ,solitaria y fría
era asi, una vida sin vida

 

profundas raices de melancolía
pero una luz me sano la herida
el encuentro de la amada mía…