Gratitud

Gracias Señor porque la vida sigue que el agua fluye la primavera viene el amor vive… aún hay un piano esperando por sutiles manos brazos abiertos… para el abrazo soñado, pasos que no se cansaron… quieren seguir andando por la fé que no muere por la esperanza que crece porque el amor permanece el corazón aún latiendo se vuelve más […]

Leer más →

El problema fue crecer…

Entonces el Maestro les dijo: “Les aseguro que a menos que ustedes cambien y se vuelvan como niños, no entrarán en el reino de los cielos.”                                              Mateo 18:3   El problema fue crecer, creer que conocimos mucho, que sabemos mucho, que aprendimos mucho,  que llegamos a tener cosas, conocimiento y poder y nos sentimos grandes e importantes. El problema fue crecer mas … y darnos cuenta que lo que conocemos , sabemos, aprendimos, tenemos y podemos  en un determinado momento no es suficiente y nos sentimos impotentes. Era diferente cuando eramos niños, cuando cantabamos que un elefante se balanceaba sobre la tela de la araña y creíamos que resistia y llamaba a mas elefantes… hace falta esa alma sencilla, esa fé sin ironías que todo lo creía, ese mundo de imaginación y fantasía. El problema fue crecer … y dejar al niño  que fuimos sepultado en el baúl del pasado para adquirir ese adulto que somos ahora  medio frustrado y medio amargado. Ahora que no  puedes explicarte y resolver tantas cosas  es tiempo de cantar que una telaraña puede sostener muchísimos elefantes… y creer que resiste.   Julio Valencia.   Copyright 2010 © all rights reserved  

Leer más →

Sus heridas y las mias…

Escuche tu voz poderosa y dulce como siempre ¡ven fuera! Se abrió la tumba se rompieron las cadenas Me despojó de mi mortaja de penas Abrió sus brazos Me acerqué unos pasos Vi tristeza en su mirada Era la tristeza que reflejaba mi alma Me mostró su costado Que por amor fue traspasado Me mostró sus manos Que aún llevan la marca de los clavos Hasta que no vea las heridas no he de creer Dijo el discipulo aquel Me dijo: muestrame tu herida Esa que te está costando la vida Y allí en mi pecho metió su mano Y por su poder he sido sano Me dijo: cuando te abandonaron, yo estuve allí Y aunque ellos desconfien, Yo creo en ti…. Julio Valencia. Copyright 2010 © all rights reserved

Leer más →

La herida en el costado.

Juan 19:34 (Reina-Valera 1960)  Pero uno de los soldados le abrió el costado con una lanza, y al instante salió sangre y agua.             A veces sentimos que se nos rompe el pecho y el corazón se nos sale, un ataque repentino que nos tomó desprevenidos, una puñalada artera que nos deja una herida abierta y seguimos viviendo por pura inercia sangrando nuestras penas, quisieramos vendar la herida, sanarla  y que no quedarán huellas ni cicatrices, pero al paso del tiempo todos nuestros sueños se resumen en ser una herida expuesta.   Los sueños se pagan con heridas, los ideales con dolor y el bien con sacrificios…Dios vió que el hombre estaba solo y decidió crear una compañera e hizo entrar a Adán en un profundo sueño y entonces abrió su costado para extraer una costilla de donde daría vida al sueño del hombre de sentirse completo. Soñamos y somos heridos, pero de esa herida puede brotar una nueva vida.   Un día Dios tuvo un sueño…el sueño de morir por amor, de ganarse una multitud incontable de gente que no inventara cuentos ni religiones, sino que simplemente le amase…y en una cruz con los brazos abiertos, una lanza se incrustó en su costado y experimentó lo que es ser herido por sueños, ser herido por amor, pero de esa herida abierta surgió fe y esperanza para la humanidad…al resucitar Tomás, uno de los doce, quiso […]

Leer más →

Corona de espinas.

Mateo 27:29 (Reina-Valera 1995)  pusieron sobre su cabeza una corona tejida de espinas, y una caña en su mano derecha; e hincando la rodilla delante de él, se burlaban, diciendo:       –¡Salve, rey de los judíos!           Todos deseamos coronas de alguna clase, reconocimientos , premios o títulos. Todos luchamos por ganar un puesto y llegar a algún lado y lucir en algún trono sentados. Todos deseamos ser respetados o halagados, subir a un pedestal o ganar un escalafón. Todos emprendemos una carrera y nos sacrificamos por una medalla, un pergamino o una corona.   Pero muchos se quedan sin corona y obtienen un título de fracasado. Pero muchos pierden un puesto y se sientan en la silla de desempleados. Pero muchos pierden el respeto y son degradados o deshonrados. Pero muchos no terminan su carrera y otros que llegan a la meta lo hacen sin pena ni gloria.   Hubo un rey que con espinas fue coronado sobre su cabeza sangrante y su rostro desfigurado. Dijo el profeta que se veía sin atractivo para ser deseado o reverenciado. Coronado de espinas nos enseñó que no todo es lo que parece, que no es ganador quien llega primero y que no hay principes de sangre azul. Coronado de espinas comprende tus fracasos, tu caídas, tu rechazo.   Espinas se clavarán a veces en tu frente…pero son para abrir tu mente…para hacerte ver un mundo diferente.   […]

Leer más →