La Princesa y el pececillo.

Desenredaste mis enredos y los atrapaste en la red de tu deseo. el pez poeta mordió tu anzuelo y en tus manos murió el silencio

Seguir leyendo