Archivo para indocumentados

Patrulla fronteriza.

Posted in Protesta o critica social with tags , , , , , , , , , , , on 8 junio, 2010 by Julio Valencia

La tecnología contra la pobreza

La satisfecha barriga contra el hambre que obliga

El poder contra el no tener

Helicopteros aterrorizando a moribundos entre arbustos

Descargas eléctricas a todo el que se mueva

Vehiculos todoterreno persiguiendo harapientos

Impecables uniformes maltratando a los irreconocibles y deformes

Atrapan los sueños y fulminan esperanzas

Binoculares que observan cadaveres devorados por aves de rapiña

La mujer que al otro lado de la frontera era niña

La familia que no llegó completa

Burlarse de los que caen y maldecir a los que escapan

Humanos hacinados en pestilentes celdas que parecen infiernos

Mientras exigen respetar derechos humanos a otros gobiernos

Sentirse muy hombres con el arma en la mano enfrentando a pobres desarmados

Ver a muchos morir de hambre y a otros de dolor

Devolver balas por piedras

Un adolescente con una bala en la cabeza

Balas por piedras…

Catorce años cargados de sueños y promesas…

Y una bala en la cabeza.\

Julio Valencia.

Copyright 2010 © all rights reserved

La Gran Marcha.

Posted in Protesta o critica social with tags , , , , , , , , on 20 marzo, 2010 by Julio Valencia

Ellos siempre han marchado, han gastado suelas e hinchado rodillas y han dejado suspiros esperanzados a cambio del aire que han respirado.

Marcharon en brazos de su madre por largos caminos para obtener una vacuna o un bote de leche.

Marcharon por largos caminos con loncheras  vacías y desgastados bolsones rumbo a sus deteriodadas escuelas.

Marcharon en desfiles de independencia por las calles teñidas de violencia mientras creían en sueños  de libertad, de igualdad, de justicia.

Marcharon por millas y millas hacia sus trabajos, cuando hubo paros de autobuses o cuando los opositores al gobierno los quemaron.

Y otras veces marcharon aunque hubo transporte, simplemente caminaron porque no hubo dinero para pagarlo.

Marcharon por campos, cerros y cafetales buscando a sus familiares cuando los terremotos o inundaciones destruyeron sus carreteras.

Marcharon en las calles de sus capitales pidiendo agua para sus colonias, escuelas para sus hijos, pidiendo aumento de cincuenta centavos a los cinco dolares diarios que fue su salario.

Marcharon clamando justicia, alto a la violencia, cese al fuego, no mas impunidad, no ser desalojados o despojados.

Un día marcharon mas lejos…cruzando ríos, atravesando desiertos, eludiendo guardias, perros, helicopteros, serpientes…burlando al hambre, al cansancio, a la muerte.

Hoy marchan por las calles de la Capital de el país que se dice mas justo y democrático del mundo, creyendo que su voz allí si será escuchada…que valdrá la pena una vida entera de sudor, sangre, sacrificios y lágrimas.

Elllos siempre han marchado…no es la gran marcha de unas horas o de un día, es la gran marcha de toda su vida…la vida que depende de la firma de unos cuantos hombres comodamente sentados….

Julio Valencia.

Copyright 2010 © all rights reserved